¿Qué hacer para ser mejores negociadores?

“Le guste o no, Usted es un negociador… Se negocia todos los días…” Roger Fisher y William Ury. (1)
 
Teniendo en cuenta que la negociación es un ejercicio cotidiano que ejercemos de manera permanente, conscientemente en algunas oportunidades e inconsciente en otras, se hace indispensable PREPARARSE. La preparación es el factor clave para asumir el proceso con responsabilidad con nosotros mismos, en primer lugar, con la persona u Organización a la que representamos, con el equipo de trabajo y particularmente con quienes negociamos, personas cada vez más preparadas para asumir estos procesos.
 
Sin embargo, antes de iniciar el proceso, y como condición obligatoria para que pueda desarrollarse de manera efectiva, se debe partir de la “voluntad” de las partes, de querer realmente llegar al acuerdo,  lo que permite abrir el espacio para sentarse negociar y empezar a construir opciones viables que cumplan con la satisfacción de los intereses de las partes involucradas.
 
Es común escuchar que la negociación es un “enfrentamiento” e incluso puede llegar a ser percibida de manera negativa al considerar que es una lucha de poderes (2), en lugar de ser considerada como la oportunidad de construir respuestas que satisfagan las motivaciones, las necesidades de las partes y que al final y como uno de sus grandes propósitos, fortalezca la relación de las partes involucradas y garantice que la experiencia se repita en el futuro.